LOS OSOS……..y sus leyendas

 
 
Una leyenda Blackfoot
 
Los Osos
Un anciano indio el  estaba caminando a lo largo del camino y a lo lejos vio a muchos lobos. Cuando él se acercó, vio que el jefe de los lobos, era muy viejo, y sentados a su alrededor estaban todos sus hijos.

El anciano dijo: “Piedad de mí, Lobo Jefe , conviérteme en un lobo que pueda vivir a tu manera y que pueda capturar ciervos y todo lo que corre rápido.”

“Acercaos, pues-dijo el Jefe lobo”, que pueda frotar tu cuerpo con mis manos y cubrir tu cuerpo de pelo “.

“Hold”, dijo el -, anciano, cubre mi cuerpo con pelo en la cabeza, los brazos y las piernas. Cúbreme de pelo.. ”

Cuando el Lobo Jefe lo había hecho, le dijo al anciano:. ” Tendrás tres compañeros para ayudarte, uno es un corredor muy rápido, otro corredor lo hace bastante bien y el último no es muy rápido. Llévatelos ahora contigo, y a otros de mis hijos más jóvenes, que están aprendiendo a cazar, pero no pueden ir por donde sopla el viento, mantenlos en el refugio, o los jóvenes se congelará hasta la muerte “.

Luego se fue a cazar, y el anciano los llevó a las colinas altas, donde hacía mucho frío.

Por la noche, se acostaron a dormir y casi se congelaron. el anciano dijo a los lobos, “Cubrídme con vuestras colas.” Así que todos los lobos se establecieron a su alrededor, lo calentaron y se durmieron.

En poco tiempo se despertó y les dijo con enojo: “quitarme las colas”, y los lobos se alejaron y cubrieron sus cuerpo con sus colas.

Al poco rato volvió a sentir frío, y gritó: “¡Oh, mis hermanos pequeños, me cubrídme con las colas o me muero de frío . ” Así que echó a un lado otra vez y se cubrió el cuerpo con sus colas.

Cuando se fue la luz del día, todos se levantaron y salieron de caza. Vieron algunos alces, los persiguieron y mataron a tres. Cuando estaban a punto de comer, el Lobo Jefe llegó junto con otros muchos de sus hijos y un lobo dijo: “Hagamos al pemmican de los alces”, y todos se pusieron contentos.

Entonces este mismo lobo dijo “No hay que mirar ” y todo el mundo cerró los ojos, mientras hacía el pemmican.

Pero el alce era viejo y estaba duro y enfadado lanzó un hueso redondo y golpeó al anciano en la nariz y a este dolió mucho. Entonces el anciano dijo: “Permítidme hacer el pemmican.” Así que todos los lobos cerraron los ojos, mientras el anciano tomó el hueso redondo y mató al lobo que lo había golpeado.

Entonces el lobo jefe se enfadó, y dijo: “¿Por qué matar a tu hermano?” “No fue mi intención”, respondió el anciano. “Él miró y me tiró el hueso y yo sólo quería que le doliera como a mi un poco.”

Entonces dijo el Lobo Jefe: “No puedes vivir con nosotros por más tiempo Toma a uno de tus compañeros cazadores cazad por vosotros mismos..” Así que el anciano tomó al corredor rápido y se marcharon. Así vivieron solos durante mucho tiempo, y mataron a todos los alces y ciervos que quisieron.

Una mañana el anciano se despertó y dijo: “Oh, mi hermano pequeño, he tenido un mal sueño. De aquí en adelante, cuando persigamos la caza, si hay una corriente de agua no debemos seguir por allí . Incluso un pequeño manantial no se debe saltar.. . ” Y el lobo prometido no saltar sobre el agua.

Un día el lobo estaba persiguiendo a un alce, que corrió hacia una isla en un riachuelo. La corriente era muy pequeña, por lo que el lobo pensó: “Este es un pequeño arroyo, tengo que ir donde está el alce ya lo tengo muy cansado y yo no creo que vaya a salir de la isla..” Así que saltó a la isla, y tan pronto como saltó el arroyo, un oso lo atrapó. Esa isla era el hogar de la Osa mayor y sus dos hermanos.

El anciano esperó mucho tiempo a que el lobo de volviera, y luego fue a buscarlo. Pidió a todas las aves que encontró si lo habían visto, pero todos le respondieron que no.

Por fin vio a un martín pescador, que estaba sentado en una rama desde la que dominaba el agua. “¿Por qué usted se sienta allí, mi hermano menor?” dijo el anciano. “Porque”, respondió el martín pescador, “el Oso Jefe y sus hermanos han matado a tu lobo, se han comido la carne y la grasa la han arrojado al río, y cada vez que veo un pedazo flotando, vuelo hacia abajo y me lo como.

” Entonces dijo el anciano, “El Jefe del oso y sus hermanos salen a menudo? Y dónde viven?”

“Ellos salen cada mañana para jugar”, dijo el martín pescador- y viven en esa isla. ”

El anciano fue hasta allí y vio sus huellas en la arena, donde habían estado jugando.

El mismo se convirtió en un árbol podrido. Al poco rato los osos salieron y al ver el árbol, el oso Jefe dijo: “. Mira ese árbol está podrido y es viejo. Vaya, hermanos !!! y si no lo es..?

 Así que los dos hermanos se acercaron al árbol, uno lo arañó y dijo: “No, hermano, es sólo un árbol”. Entonces el oso jefe se acercó, arañó y mordió al árbol y aunque al anciano le dolió, no se movió. A continuación, el Jefe oso estaba seguro de que era sólo un árbol, y comenzó a jugar con sus hermanos.

Ahora mientras jugaban, todos le daban la espalda. El anciano se inclinó y disparó una flecha a cada uno de ellos, gritando muy fuerte escaparon corriendo, de regreso a la isla.

Entonces el anciano cambiado en sí mismo, bajó a lo largo del río.

Muy pronto vio a una rana saltando de un margen al otro y cada vez que se saltaba decía, “Ni’ nah-O-kyai’-yu!” Y a veces cuando se paraba…. cantaba: “Ni’ nah-O-kyai’-yu Ni’ nah-O-kyai’-yu, director jefe de Bear Bear Nap’-i I-nit’-si-wah Ni!! “-O-nah kyai’-yu!” Viejo matarife del Jefe oso! ”

¿Qué dices?” -exclamó el hombre antiguo. La rana repitió lo que había dicho.

“¡Ah!” -exclamó el anciano “, me dices todo sobre ellos.”

“El Oso Jefe y sus hermanos-contestó la rana,” estaban jugando en la arena, cuando el viejo hombre les disparó sus flechas Ellos no están muertos, pero las flechas están muy cerca de sus corazones;. Me voy ahora con una buena medicina a curarlos “.

Entonces el anciano mató a la rana y le arrancó su piel,.Se cubrió con ella y nadó de vuelta a la isla, saltó hacia arriba hacia los osos, gritando a cada paso, “Ni’ nah-O-kyai’-yu!” al igual que la rana había hecho.

“Rápido”, exclamó el Jefe del oso.

-Sí-respondió el anciano y pillando al Jefe oso desprevenido, le hundió la flecha en su corazón.

“Lo he curado, pero está dormido ahora”, exclamó al otro oso y dirigiéndose hasta el, empujó a la flecha en el corazón del hermano mayor. “están curados los dos pero ahora descansan le dijo al tercer oso y acercándose hasta el , metió la flecha en el corazón del oso que quedaba.

Luego encendió un gran fuego, les quitó la piel a los osos, separó de ellas la grasa y la vertió en un hueco en el suelo. Llamó a todos los animales para que vinieran a revolcarse en la grasa. Y todos los animales que iban llegando asó lo hicieron.

Los osos llegaron los primeros y se revolcaron un buen rato en ella, esa es la razón por la que son tan gordos.

Por último llegaron los conejos, poca grasa quedaba ya, la llevaban encima los animales que llegaron antes, pero con la poca que quedaba huntaron sus patas. El anciano les ayudó frotándolos de grasa sobre sus espaldas y entre sus patas traseras. Esa es la razón por la que los conejos tienen dos capas de gran cantidad de grasa en la espalda y entre las patas traseras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: