LOS LOBOS…… Y sus leyendas

Una leyenda Blackfoot

El Hombre de los lobos

Había una vez un hombre que tenía dos malas esposas. Estas no tenían vergüenza.

El hombre pensó que si se las llebava lejos del poblado, podría enseñarlas a cambiar su manera de comportarse. Así que se mudó lejos de su refugio en la pradera.

Cerca de donde acamparon se alzaba una alta colina, donde todas las noches, alrededor de la puesta de sol, el hombre subía a su cima. Había una calavera de búfalo allí, donde el solía sentarse. Desde ahí podía ver a los búfalos alimentarse y ver si algún enemigo se acercaba.

Un día una de sus mujeres, le dijo a la otra..” Esto es muy solitario”, ” No tenemos a nadie con quien hablar ni divertirnos ”, ” No hay nadie a quien visitar ”

”Vamos a matar a nuestro marido ”, le respondió la otra, ” Entonces podremos volver a vivir como antes y pasar muy buenos ratos”…..

Por la mañana temprano el hombre salió a cazar, y en cuanto se perdió de vista, sus mujeres subieron a lo alto de la colina. Allí cavaron un hoyo profundo, colocaron estacas, lo cubrieron con hierba y tierra, y colocaron de nuevo la calavera de búfalo en su lugar.

Por la tarde el hombre regresó al campamento, cargado con carne fresca que había cazado. Así que las dos mujeres se apresuraron a cocinar para el.

Después de comer, el hombre subió a la colina y se sentó en el cráneo. Como habían maquinado las dos mujeres, la estructura cedió y cayó a la fosa. Sus esposas le estaban mirando desde muy cerca y cuando lo vieron desaparecer, corrieron al campamento, metieron todo lo que pudieron en las angarillas de perro, y se alejaron presurosas hacia el poblado. Al llegar cerca de el, donde las podían oír, se pusieron a llorar las dos, desconsoladamente.

” ¿ Pero que pasa ? ” les preguntaron, ” ¿ Por qué estáis de luto ? ¿ Dónde está vuestro marido ? ”

” Está muerto” respondieron.” Hace cinco días que salió a cazar y nunca regresó.” Y lloraron, lloraron sin cesar.
El hombre se hirió al caer al pozo. Después de un tiempo trató de salir de el, pero estaba tan mal herido que no podía trepar. Un lobo que andaba cerca, llegó a la fosa y lo vio, y se compadeció de el.

Ah-hwoooo! Ah-hwoooo!, aulló y cuando los otros lobos lo oyeron fueron corriendo a ver que ocurría. Hubo muchos coyotes, tejones y zorros.

” En este agujero” dijo el lobo, ” he encontrado a un hombre. Se ha caído en el. Vamos a cavar hacia fuera y los tendremos por nuestro hermano ”.

Todos estuvieron de acuerdo con lo que el lobo dijo y comenzaron a cavar. En poco tiempo tenían un agujero cerca del hombre.Entonces el lobo que lo encontró dijo : ”Esperad, quiero deciros unas cuantas palabras a todos vosotros. ” todas las especies animales, continuó, ” Todos tendremos a este hombre por nuestro hermano, pero fui yo, quien lo encontró, así que creo que debe vivir con nosotros los lobos, será Lobo Grande, ”

Todos asintieron, dijeron que eso era así, de modo que el lobo entró en el agujero y derribó el resto de la tierra, arrastró al hombre fuera casi muerto. Se le dio un riñón para comer y cuando fue capaz de caminar un poco, los lobos grandes lo llevaron a su guarida. Allí había un lobo ciego muy viejo, conocedor de una medicina muy poderosa. El curó al hombre, e hizo que su cabeza y sus manos se parecieran a los de un lobo. El resto de su cuerpo no cambió.

En aquellos tiempos, la gente hacía agujeros en las paredes pis’kun y colocaban trampas establecidas, y cuando los lobos u otros animales iban a robar la carne, eran capturados por el cuello.

Una noche todos los lobos bajaron a la pis-kun a robar la carne y cuando llegaron cera de ella, el hombre-lobo djo : ” Esperad aquí un rato, voy a bajar y fijar los lugares, para que no seáis capturados. ” El llegó hasta ella y deshizo todas las trampas, luego volvió y llamó a los lobos y a los coyotes, tejones y zorros. Todos fueron al pis-kun y fue todo un festejo, comieron todo lo que quisieron y se llevaron carne a sus respectivas guaridas.

Por la mañana la gente se sorprendió, al encontrar que la carne había desaparecido y que habían desmostado las sogas de las trampas. Se preguntaron como lo podrían haber hecho.

Durante muchas noches las horcas se elaboraron y habían robado igualmente la carne, pero una vez, cuando los lobos fueros allí a robar, solo encontraron los huesos de un toro, El hombre-lobo se enojó mucho y gritó : ” Bad-le-dar-nos-ooo! Mal-que-dar-nos-ooo! ”

La gente lo oyó y alguien dijo: ”..Es un hombre-lobo el que ha hecho todo esto, vamos a atraparlo. ” Así que pusieron en el pis-kun, unos agradables pemmican, mezclados con rica grasa.

Al caer la noche los lobos volvieron y cuando el hombre-lobo vio la buena comida, corrió hacia el y empezó a comer. Entonces toda la gente apareció por todos lados,, lo agarraron con las cuerdas y lo llevaron a uno de los tipis. Cuando entraron a la luz del fuego, se supo de inmediato quien era, Ellos dijeron: ” Este es el hombre que se había perdido. ”

– No- dijo el hombre, ” Yo no me he perdido. Mis esposas trataron de matarme. Cavaron un hoyo profundo, caí en el, me herí tanto que no podía salir;..Pero los lobos se apiadaron de mí y me ayudaron, de no ser así me abría muerto allí.

Cuando el pueblo oyó esto, se enojaron mucho y le dijeron al hombre, que debía de hacer algo al respecto.

” Como usted dice, así lo haré ”, contestó. ” Voy a entregar a las mujeres, a la I-Kun-uh’-kah-tsi, ellos sabrán que hacer.”

Después de esa noche, no se volvió a ver ni a saber, de las dos mujeres nunca más.

( Firts People – the legends ) Indian American Legends )) Traducida y adaptada por E.M.D. ( chagall )

Anuncios